OrquĂ­dea ophrys apifera

Las orquídeas tienen formas y colores muy diferentes entre especies, siendo algunas muy bellas por sus maravillosos pétalos coloridos, mientras que otras son muy curiosas por la forma que tienen.

Una de las especies de orquídeas más conocidas es la orquídea ophrys apifera, mejor conocida como la orquídea abeja amarilla, ya que son orquídeas en forma de abeja.

Esta bella flor tiene su origen en la zona del mediterráneo, y es muy común encontrarla en pastizales, matorrales, rellanos pedregosos, y zonas que son principalmente calizas, secas y soleadas por lo que es una flor silvestre que se puede apreciar con facilidad en su hábitat.

CaracterĂ­sticas de la orquĂ­dea ophrys apifera

CaracterĂ­sticas de la orquĂ­dea ophrys apĂ­fera

La principal característica de esta curiosa flor es que al verla se puede apreciar la forma de una abeja, ya que tras años de crecimiento, ha logrado desarrollar un mecanismo que le permite ser fecundada con mayor facilidad y por lo tanto le permite reproducirse, por eso se conoce como la orquídea abeja adaptación.

Esta planta es más fácilmente reconocida por ser la orquídea abeja nombre común, orquídea abeja espejo o incluso es conocida como la orquídea Espejo de Venus, ya que su nombre científico de ophrys apifera var. aurita es un poco más complicado y por lo tanto simplemente se refieren a ella como la orquídea abeja.

Esta orquídea tiene 2 , y a veces 3, tubérculos esféricos de los cuáles crecen los tallos verdes y lisos que pueden alcanzar hasta los 50 cm durante la primavera, en cuyo extremo crecen las flores que se desarrollan en inflorescencia de tipo espiga, por lo que se pueden apreciar grupos de 2 a 7 flores.

Tiene 3 lóbulos de los cuáles el central es el mayor, y esta planta normalmente florece en los meses de marzo a julio.

La principal característica de esta flor es su labelo que es de gran tamaño, de color marrón oscuro, con manchas más claras, y líneas blancas y amarillas. Esto es lo que la hace tan maravillosa ya que logra imitar a la perfección el abdomen de una abeja hembra.

Por esto es que esta planta recibe el nombre de «apifera» ya que significa «que lleva abejas».

FecundaciĂłn de la orquĂ­dea ophrys apifera

FecundaciĂłn de la orquĂ­dea ophrys apĂ­fera

La orquídea ophrys apifera a simple vista tiene la forma de un abejorro o una abeja, y esto es así para que pueda ser fecundada y pueda reproducirse, ya que carece de órganos productores de néctar pero los colores del labelo la ayudan a que pueda continuar reproduciéndose.

Los machos del género Bombus de la especie de abejorros son los encargados de realizar la fecundación de esta planta, ya que confunden el labelo de la flor con una hembra y proceden a intentar copular con ella.

Las polinias de la flor se le pegan en la cabeza al macho, haciendo que parezca que tiene unas antenas amarillas y cuando se va a otra flor, ocurre que las polinias que lleva consigo se frotan con el estigma del ovario y por lo tanto se poliniza la planta y se garantiza la reproducciĂłn de la orquĂ­dea ophrys apifera.

Cuidados de la orquĂ­dea ophrys apifera

Cuidados de la orquĂ­dea ophrys apĂ­fera

Las orquídeas ophrys apifera son muy fáciles de cultivar, pero de igual manera hay que tener ciertos cuidados que son necesarios para que pueda crecer y desarrollarse, y se puedan disfrutar de sus hermosas flores tan particulares durante toda su época de floración.

Para que la orquídea ophrys apifera pueda crecer es necesario cumplir con los requerimientos ecológicos de la planta y que se asemejen a los que tiene en su hábitat natural.

Luz

Al igual que sucede con muchas orquídeas, la ophrys apifera puede resistir la luz directa del sol, aunque es preferible que esté en la sombra para que así pueda recibir la iluminación apropiada.

Esta planta necesita de la luz solar para poder sobrevivir, por lo que la iluminaciĂłn es sumamente importante. Si la vas a tener sembrada en tu jardĂ­n, es preferible que la tengas bajo la sombra de otras plantas, o si la vas a tener en una maceta, colĂłcala cerca de una ventana para que pueda recibir iluminaciĂłn pero sin incidencia directa de la luz solar.

Sustrato

Con relaciĂłn al sustrato, la orquĂ­dea ophrys apifera prefiere los suelos calizos, ya que es comĂşn encontrarla en prados y zonas aclaradas de matorral y bosque, por lo que no es muy exigente en este sentido.

Sin embargo, esto no quiere decir que se puede utilizar cualquier sustrato, es preferible optar por uno que sea parecido al de su hábitat natural. Además, hay que tener cuidado con el uso de fertilizantes y fungicidas no es recomendable, ya que es muy sensible a éstos.

Temperatura y humedad

Una de las características de esta planta es que tiene la capacidad de sobrevivir a las temperaturas frías y a las nevadas del invierno, y esto se debe a que es una especie mediterránea y por lo tanto es un poco más resistente a bajas temperaturas, a diferencia de las orquídeas tropicales.

Con respecto a la humedad, al igual que la mayorĂ­a de las especies de orquĂ­deas, no soporta los suelos altamente hĂşmedos, porque puede causar que se pudran las raĂ­ces y que por lo tanto muera.

Riego

El riego es un factor muy importante para el crecimiento de esta planta y debe hacerse cada vez que se note que el sustrato está seco, por lo que el riego puede espaciarse y ser una o dos veces al mes, dependiendo evidentemente de la temporada.

Esta planta prefiere el agua de lluvia, ya que no soporta el agua que sea alta en contenido de minerales. Puedes utilizar agua embotellada o agua de lluvia para regar, pero nunca utilices agua de grifo porque puede ser perjudicial para su desarrollo.

Deja un comentario